domingo, 13 de enero de 2019


Como siempre que puedo, les traigo un caso. 
En esta oportunidad, se trata de una mujer soltera, joven y atractiva que me visitó después de 3 años en darle el alta, la cual conocí con una pregunta que es habitual en mi consultorio: 
"Dr. Ud. coloca plaquitas"?.
En el 2010, le habían diagnosticado una posible deflexión mandibular con una panorámica, deambuló por varias especialidades hasta que un colega amigo, la derivó.
Encontré a una mujer sufrida, cansada, sin ganas de nada, que usaba placas de descanso desde los 15 años (tenía 35 en ese momento). “La plaquita”, equivalía a un apéndice en su vida.
La ciencia odontológica denomina a las placas de descanso como MAD (Mandibular Advancing Devices)  y reciben el mote de “plaquita” por los pacientes.
Fue recetada para mejorar el síndrome de Apnea-Hipopnea de la paciente, el cual con el paso del tiempo se habia recrudecido hasta provocarle cardiopatías. 
Trataba el tema en terapia psicológica, debido a que para ella, no sólo implicaba padecer dolor, sino que se sentía incapaz de formar una pareja debido a sus fuertes ronquidos. 
Replicando sus palabras de aquella primera entrevista, la vida dejaba de tener sentido y se resignaba al dolor.
Lo cierto, es que estas “plaquitas” de uso nocturno, son realizadas sin un estudio profundo, como si todas las ATM fuesen iguales y usarán la magia para curar la Atropatía Temporomandibular, evitar ronquidos y limitar el bruxismo.
Por ello, cuando receto aparatología intra-oral, ordeno confeccionar un DoDa (Dispositivo Oral de Descompresión Articular).
Utilizo para su elaboración, tecnología de punta, con precisión laser, que  permite un posicionamiento vertical, fisiológico y sagital de la mandíbula, donde incluyo también desprogramación electrónica.
Este método de mi autoría, es único en su tipo y aceptado a nivel internacional, que desarrolla integralmente en la actualidad, la Escuela Neurofisiológica.
Comprende el diseño y fabricación de piezas únicas, diseñadas especialmente  para cada paciente, sobre la precisión de un Estudio de Diagnóstico, integral y profundo de la artropatía.
Cabe destacar que el DoDa es solo una  parte del tratamiento que explicaré en otro post, el cual también es exclusivo para cada paciente, teniendo en cuenta las particularidades irrepetibles de cada patología en los pacientes..
Volviendo al comienzo de la historia, el martes pasado vino mi (ex) paciente, con un bebé de 2 meses en brazos.
Me sorprendí al verla, no esperaba su visita, menos que me trajera una botella de un riquísimo vino Malbec Mendocino que me obsequió por gratitud y recibí con gran alegría, además de tener la deferencia de presentarme a su primer hija nacida de la familia que tanto deseaba.
Al saludarme, me recordó la pregunta de cuando la conocí, … ¿se acuerda de mi Doctor?  le pregunté... “¿"Ud. Coloca plaquitas”?... y aquí estoy, con mi vida realizada gracias a su trabajo.
Esas palabras querido lector, son caricias para el alma. 

No creo que exista nada más gratificante para un profesional de la medicina,  que ver la felicidad de sus pacientes cuando se sienten saludables, curados y agradecidos.
Hasta la próxima y recuerde, si tiene algún síntoma de ATM, solicite un Estudio de Diagnóstico y aprovecho este momento para brindar con una copa del Malbec regalo de mi paciente, por  la plena salud de todos los argentinos y latinoamericanos en este 2019 que recién se inicia.



Las Articulaciones Temporomandibulares vistas desde la Escuela Neurofisiológica, creada por Jorge Learreta para temas de investigación, Diagnóstico y Tratamiento de las Articulaciones Temporomandibulares hace más de 30 años, con reconocimiento Internacional.
Recuerde, si tiene algún síntoma, no deje de consultar con un especialista.


TRADUCTOR

SEGUIDORES

SUCRÍBASE AL BLOG

Suscríbase y reciba información actualizada sobre Articulación Temporomandibular.:

FeedBurner

Wikipedia

Resultados de la búsqueda